Todas las páginas y recomendaciones de este blog, las utilizo personalmente desde hace tiempo. Son serias y de todas he recibido ingresos. Poco a poco iré poniendo otras páginas que utilizo y tienen que hacerme los pagos. Seguiré investigando para que ganemos todos, registraros desde los banners que os pongo aquí para ser referidos míos y no dejéis de visitar mi blog para informaros de todas las novedades en ingresos por medio de internet.


lunes, 14 de junio de 2010

Sigmar Polke (1941-2010), alquimista de la pintura

NDM |


Sigmar Polke. Alicia en el País de las Maravillas, técnica mixta, 1983.

Si la desaparición de la gran escultora Louise Bourgeois, hace quince días, tuvo escasa resonancia, la de Sigmar Polke, el viernes último, luego de una larga batalla contra el cáncer, pasó casi inadvertida. Junto a Gerhard Richter, amigo y compinche en la aventura renovadora del arte alemán, pero de carácter más reservado y menos afecto a la publicidad, compareció por última vez en la 52ª Bienal de Venecia de 2007, con enormes y suntuosos cuadros de apabullante virtuosismo. No tuvo la proyección internacional de Richter, aunque su talento era del mismo calibre.
 Nacido en Silesia, actual teritorio polaco, murió en Colonia, donde residía. Antes, estudió con los pintores informalistas Karl Otto Goetz y Gerhard Hoehme; luego en la Academia de Arte de Düsseldorf, donde predicaba el enorme Joseph Beuys, quien evitó que se integrara al pop-art, una tendencia que arrasó en los años sesenta y setenta los circuitos alemanes. Fundador del "realismo capitalista" (Kapitalistischen Realismus), con Richter en respuesta al "realismo socialista" del sector comunista pero también al invasor consumismo de la estética estadounidense, Polke, personalidad inclasificable, ajeno al mundanal ruido, con intereses diversificados entre el grabado, la fotografía, el film, el video, a partir de los ochenta detiene su atención en la pintura. Nada de la pintura tradicional, por cierto. Comenzó a investigar en el soporte de tejido acrílico translúcido sobre cuya superficie extendía sustancias minerales preciosas y pigmentos tóxicos, fotoquímicos, que cambian de color según la humedad ambiente o ante la presencia del calor del cuerpo humano. Cuadros con vida propia, afirmó Polke, producto de sus numerosos viajes por el mundo (México, Australia, Pakistán y Afganistán en 1974). Con una grave miopía de nacimiento, lejos de ser una limitación, Polke la utilizó para potenciar las posibilidades de la percepción al emplear como soporte papeles pintados, cortinas de baño, manteles y otros, para crear una trama de riquísimas resonancias ópticas, elementos figurativos y abstractos, alusiones burlescas y políticas del arte de ayer y de hoy y de las ideologías, un talante propio del dadaísmo del cual extrajo su veta tremendamente experimental, inconformista y corrosiva.

Recibió importantes premios: León de Oro en la Bienal de Venecia, Premio Imperial de Japón, Fundación Rosentha Haftmann, en Suiza, el mes pasado.

0 comentarios:

Publicar un comentario