Todas las páginas y recomendaciones de este blog, las utilizo personalmente desde hace tiempo. Son serias y de todas he recibido ingresos. Poco a poco iré poniendo otras páginas que utilizo y tienen que hacerme los pagos. Seguiré investigando para que ganemos todos, registraros desde los banners que os pongo aquí para ser referidos míos y no dejéis de visitar mi blog para informaros de todas las novedades en ingresos por medio de internet.


jueves, 27 de mayo de 2010

'Jesús en el Jordán', una obra que Jorge Oteiza realizó en 1933 : Museo Oteiza de Alzuza (Navarra)

'Jesús en el Jordán', una obra que Jorge Oteiza realizó en 1933 e inspirada en las figuras características de Alberto Sánchez se expone por primera vez al público en el museo Oteiza de Alzuza (Navarra). La pieza cierra una muestra que a través de 51 obras de pequeño y mediano formato y dibujos repasa la escultura española de 1900 a 1935. Se trata de unas décadas en la que se transformó la creación escultórica y los artistas dejaron atrás los temas anecdóticos y de la pintura, típicos de final del XIX, para expresar ideas, sentidos y expresiones.
Unos años en los que se notó la impronta de Rodin y Gauguin. Después de esa fecha, Oteiza viajó a Hispanoamérica. Junto al creador guipuzcoano, también se muestran obras inéditas de Mateo y Mogrobejo. Se trata de la obra 'Nadadores' (1930), de Pérez Mateo, que fue localizada recientemente, y el relieve 'Sin título (Eva y las uvas)', realizado por Nemesio Mogrobejo en 1908-1909.
La muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 19 de septiembre, está organizada por la Fundación Oteiza en colaboración con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y cuenta con el patrocinio de Kutxa. Comisariada por Carmen Fernández Aparicio, conservadora jefa de Escultura del Reina Sofía, la exposición se inicia por los autores que trabajaron desde la influencia de Rodin y Gauguin, como Paco Durrio y Nemesio Mogrobejo, y el iniciador del clasicismo escultórico catalán, Josep Clarà, además de Mateo Inurria. El clasicismo que se abrió terreno desde Madrid al final del primer decenio del siglo está representado por Julio Antonio, Daniel González, Enric Casanovas, o Manolo Hugué, quien logró una obra de síntesis de clasicismo y vanguardia.
Por su parte, los nuevos realismos se encarnan en las piezas de Mateo Hernández, Francisco Pérez Mateo o Ángel Ferrant, la original y depurada escultura de Joan Rebull y la figuración moderna de Pablo Gargallo. En la exposición puede verse asimismo la obra de Julio González, cuya escultura en hierro soldado superó definitivamente, junto con la de Picasso, la idea del bloque, adelantando los conceptos constructivos de Joaquín Torres García o la invención del objeto surrealista, en el que trabajaron Salvador Dalí, Oscar Domínguez, Antoni García Lamolla, Eudald Serra, Marinello y Cristòfol.
Por último, la exposición concluye, tal y como define su comisaria, «en la originalidad de la escultura surrealista de Alberto Sánchez y su profundo vínculo con la naturaleza y el paisaje rural, que se convirtió en lo más avanzado y esperanzador de la escultura de vanguardia realizada en Madrid desde el final de los años veinte». Su trabajo fue el punto de partida fundamental para dos jóvenes artistas vascos de la época, Nicolás de Lekuona y Jorge Oteiza .
Entre las obras, prestadas en buena parte por el Reina Sofía, hay también piezas procedentes de colecciones privadas y de museos como Bellas Artes de Bilbao, Artium o el Macba.

CRISTINA AGUINAGA | PAMPLONA.

0 comentarios:

Publicar un comentario